futuranimal
decalogonoticiasherramientascampanyascolaboracolaboracontacto

JORNADAS FELINAS EUROPEAS 2013 de Plataforma Gatera

nick cooney BCN 1

¿Por qué fueron tan enriquecedoras las Jornadas felinas Europeas celebradas en Barcelona?
El éxito de las Jornadas Felinas radica en una excelente selección de las ponentes, una oportuna orientación de las temáticas y de una magnífica respuesta por parte del público. En este largo artículo vamos a dar cuatro pinceladas de cada intervención, pero nuestra recomendación es buscar las emisiones de la Televisión Animalista y consultar la página de la Plataforma Gatera.
Eugenia Natoli es una científica eminente. Las referencias a sus artículos son numerosas en los mejores libros e investigaciones sobre la etología del gato, con especial atención al gato de colonias.

Contar con ella por primera vez en España fue un honor muy grande. Su disertación se inició con las tres categorías en que pueden dividirse los gatos domésticos siendo estas el gato de hogar, el gato urbano y una tercera categoría que se llamaría "intermedia" pues sin entrar en los hogares depende de los humanos para su alimentación. Los gatos salvajes no dependerían del humano para sobrevivir. El comportamiento de los gatos varía según su entorno, si es urbano o rural, y la doctora Natoli nos mostró distintos elementos observados científicamente y que acreditan por ejemplo la poligenia y la promiscuidad entre gatos que tienen un entorno limitado como es el entorno metropolitano. También nos habló de las especies oportunistas como aquellas que toman el espacio de los gatos cuando estos han sido evacuados de un espacio.

El alimento dispuesto para los gatos a veces es ingerido por ratas, por gaviotas y otros animales, por lo cual hay que ser muy cuidadoso con qué se ofrece a las colonias y dónde. La alimentación debe ser cuidada así como la observación de todos los miembros de la comunidad que sin duda deben ser esterilizados. Se nos habló de las normativas italianas y del derecho de los gatos a vivir en libertad teniendo en cuenta que la esterilización de los mismos es sufragada por los correspondientes ayuntamientos. Los gatos son una figura institucionalizada en Roma por lo que no pueden ser trasladados sin motivo ni molestados. Los responsables de las colonias deben estar registrados aunque el responsable último de cada gato es el Ayuntamiento.
 
jfe02

La esterilización, además de las ventajas que ya conocemos sobre el control poblacional y las enfermedades hormonodependientes, estabiliza las colonias, mejora las relaciones internas, produce una disminución del nivel de actividad general y desaparecen las marcas urinarias que generaran un olor muy fuerte e inconfundible, también cesan los gemidos propios de las gatas en celo. Un buen control de colonias incide directamente en la percepción vecinal sobre sus conciudadanos felinos.

jfe03   jfe04

Los ayuntamientos dejan de tener quejas por la presencia de los gatos y eventualmente reciben solicitudes de intervenciones orientadas al bienestar de estos. De ello hicieron un estudio en 2008 que por su rigurosidad no ofrece lugar a dudas. Los programas de captura, esterilización y retorno (trap, spay/neuter and realase: TNR en inglés) son los más oportunos económica, social y éticamente. Son las conclusiones de referencias punteras del bienestar felino mundial.

Seguidamente la experta belga Wendy Kerselaers, miembro de la Feline Welfare Foundation, presentó su ponencia sobre el manejo de la sobrepoblación felina en Bélgica. Para sorpresa de propios y extraños, el país que alberga a la capital de la CEE tiene grandes deficiencias respecto al buen manejo de tal aspecto. Si bien es cierto que en Bruselas la regulación y las autoridades cuidan de mejorar la gestión de perros y gatos de la ciudad, el resto del territorio muestra una atención desigual, tan sólo homogeneizada por la pertenencia al lado Flamenco o al Valón.
Mismas leyes, mismo gobierno, tienen distinto impacto pues perviven dos culturas diversas en dicho país.
  anicom03

Kerselaers hizo hincapié a la hora de presentarnos datos concretos y cifras, demostrando que como en todas partes ambos escasean y deben mejorarse. Los gatos no están protegidos en Bélgica pero sí que han podido observar una disminución progresiva del número de felinos que llegan los refugios. Se abogó legislativamente por la limitación de la venta de animales en tiendas lo cual tuvo una incidencia positiva en un primer momento. Otra medida potenciada ha sido la defensa de la esterilización temprana algo que, a pesar de ser recibido con estupor por una mayoría, se ha demostrado que no entraña ningún peligro para el animal y sí muchos beneficios. Al mismo tiempo se implementó la obligatoriedad de la microidentificación en todos los gatos que son adoptados en los centros de acogida pero que todos podemos acordar que es necesario universalizarlo. Una última referencia que hizo la ponente belga fue a la necesidad de hacer un buen asesoramiento a los adoptantes a la hora de asignarles un animal u otro pues de otro modo el animal, la persona y la institución salen perjudicados.

 

En tercer lugar habló Salva Cervantes, un veterinario catalán y miembro del grupo Gemfe y como siempre fue claro, conciso y convincente. Su presentación titulada: “Posicionamiento de GEMFE-AVEPA sobre las colonias felinas urbanas”, fue seguido con gran interés por la totalidad del auditorio, que a pesar de las inclemencias del tiempo y de ser un sábado por la mañana, se acercaba a los doscientos oyentes.

Entiende el equipo de Gemfe que es una necesidad ayudar a los gatos sin dueño, informar y formar a veterinarios y voluntarios, y aplicar los criterios basados en la medicina de la evidencia homogeneizando consecuentemente criterios de actuación. A partir de aquí promocionó el seguimiento de un protocolo de actuaciones veterinarias, la atención de las necesidades básicas gatunas y se incluyó la función social de las asociaciones que cuidan de los gatos urbanos. Entiende Cervantes que el veterinario debe asumir la función social que podría ejercer educando y sensibilizando ciudadanos, fomentando la esterilización temprana y colaborando con las asociaciones, formándolas pero también adquiriendo información de parte de estas.
 
 
Tras una breve pausa llego la intervención de Maria Pinto, la ponente portuguesa que trabaja para Animais de Rua. Con su comunicación sobre esterilización y protección de gatos silvestres en Portugal nos invitó a tomar conciencia de ciertas habilidades imprescindible para tener éxito en nuestro cometido. Después de presentarnos unas escalofriantes cifras de sacrificios y abandonos de animales en el país luso, nos comentó que la ley de 1995 prohibía alimentar a los animales en la calle. A pesar de una desalentadora realidad Animais de Rua desde 2005 trabaja con ciudadanos, autoridades y veterinarios para sensibilizarlos, educarlos, convertirlos en propietarios responsables y presionar para obtener cambios legislativos. Su trabajo va tomando una dimensión nacional y están realizando estudios donde se demuestra la utilidad de la política de esterilización y retorno. Todas las alternativas al programa de TNR son fallidas.
 
El sacrificio de los gatos capturados genera el efecto vacío que significa la recolonización de la zona por nuevos gatos, u otros animales, donde los anteriores han sido exterminados-se confirma lo señalado por Natoli al empezar- aumentan las ratios de supervivencia, se evidencia una falta de recursos para el control de las poblaciones de animales y además, los alimentadores y voluntarios que hacen las capturas se desmotivan pues su trabajo acaba con la muerte de esos animales cuando el altruista es claramente pro-vida. La opción de captura y matanza puede dar uno o todos los problemas anteriores. La prohibición de la alimentación resulta inútil, fuerza la clandestinidad de una actividad que, bien hecha, podría incorporar el control poblacional y de salud de la colonia.
Rescatar o reubicar a veces es necesario siempre que haya esterilización. Tampoco sirve no hacer nada, pues la fertilidad felina permite la multiplicación implacable de los individuos y es  muy veloz lo cual deriva en peor calidad de vida de los miembros, mayores conflictos comportamentales y más contaminación por ruidos y por orina. Con las políticas de TNR disminuimos el número de gatos errantes, de sacrificios, de quejas, de costes y mejoramos la percepción ciudadana e institucional además de movilizar a más voluntarios y cuidadores. Dice Maria Pinto con gran acierto que trabajar con la comunidad es fundamental, hay que escucharla, formarla y si podemos involucrarla. Para que esta nos perciba de manera adecuada hemos de hacer una autoevaluación: cuidado de nuestro aspecto, nuestro lenguaje verbal y no verbal, escuchando atentamente antes de hablar y conservando la calma. Se trata de que no nos perciban como unos fundamentalistas o una/os loca/os, nuestra empatía revertirá en el bienestar de los gatos.
 
Lo mismo sucede cuando interactuamos con políticos: para hacerlo no existe un único modelo, hay que mostrarse flexible a su patrón de valores. Estar bien documentado y ofrecer argumentos científicos y económicamente razonables ayuda. El trabajo con los distritos individualmente es una buena opción si topamos con la resistencia del gobierno municipal. También los ayuntamientos tienen obstáculos en su quehacer, suelen carecer de instalaciones adecuadas, sus perreras están saturadas, les faltan recursos financieros, personal formado adecuadamente, equipamientos especializados,  reciben muchas quejas ciudadanas y en demasiadas ocasiones son impopulares entre la opinión pública. Nuestra meta es colaborar no a empeorar las cosas, nos dijo alto y claro la representante del país vecino. Debemos tener claros nuestros objetivos y nuestro propósito. Debemos entender las necesidades ajenas y no solo las nuestras. Debemos ser transparentes y calibrar las expectativas. Es importante mostrarse empáticos, sonrientes y agradables. Entender que una puerta cerrada puede significar un acceso por la ventana, no renunciar frente a las primeras negativas conservando siembre la tranquilidad y la buena disposición. María reconoció que siempre es útil conocer alguien que pertenezca a la comunidad o a la institución con la que se negocia la mejora de condiciones.
“El manejo de los gatos callejeros en Viena” nos vino presentado por Nadja Ziegler, una zoóloga que trabaja para el ayuntamiento de la capital austríaca. Las leyes austríacas, con las suizas, son las más comprometidas con el bienestar animal pero también tiene ciertos inconvenientes como el hecho de que esté prohibido marcar las orejas de los gatos esterilizados al ser considerado esto una mutilación. A cambio todos los animales urbanos están microchipados. Por su bagaje científico ha implementado programas de evaluación del material y de los métodos llevados a cabo por su departamento. Podemos decir que nos sorprendió por el cuidado y atención con que realizan su trabajo.Nos mostró como habían detectado fallos en los materiales de captura y cómo habían diseñado elementos para mejorarlos.
 
Jaulas de madera, seguras pero muy complicadas de desinfectar, jaulas metálicas modificadas para evitar lesiones en las colas o en la cara producidas por la agitación del animal que se siente atrapado. Nos aconsejaron no utilizar jamás las jaulas más baratas ni las redes. Cuentan con una camioneta financiada por la Vier Pfoten para trasladar a los animales. Han inventado una jaula manual para atrapar sin dañar a los gatos más astutos. Curiosamente las personas que capturan son profesionales y los veterinarios que realizan las esterilizaciones lo hacen gratuitamente. El ayuntamiento de Viena paga el salario de jornada completa de las personas que capturan (para que sean sistemáticas, constantes y no se prolongue la estancia del gato atrapado en la jaula), paga los materiales usados en las esterilizaciones, las vacunaciones y desparasitaciones. También tratan los problemas dentales y las posibles lesiones que pueden sufrir los gatos que han sido atrapados. Cuando están restablecidos los devuelven a su zona, aunque si son cachorros socializables los dan en adopción. Todos los gatos son microchipados y registrados.
 
Como problemas Ziegler señaló a las personas que no comprenden su trabajo que se comportan irracionalmente, con una sintomatología cercana a los acumuladores, que sobrealimentan a los animales, boicotean las trampas e incluso se muestran agresivos. A cambio la municipalidad patrocina veinte de lo que llaman "Hoteles Gatunos" de lujo. Facilitan el control de 300 colonias, hacen una gran campaña publicitaria y de concienciación que se materializa en todos los medios audiovisuales y escritos analógicos y digitales. Están construyendo actualmente un cerramiento de 2000 metros cuadrados para garantizar la seguridad de los gatos salvajes que vayan a ser allí alojados. (Parece un sueño ¿verdad?).
De nuevo volvió a salir el tema de la esterilización y nos detalló sus protocolos. Claro está que es un tema consensuado más allá de las geografías, las disciplinas, las realidades y los recursos. El objetivo es reducir las colonias del único modo éticamente aceptable y acompañar el proceso con la concienciación ciudadana.
 
Finalmente pudimos contar con el testimonio de la responsable del centro de adopción les Chats du Quercy, por parte de Lynn Stone, una inglesa afincada en el sur de Francia. Las condiciones legales del país galo no garantizan la vida de los gatos errantes, ni los medios puestos a disposición por el estado permiten una evolución positiva de la conciencia del bienestar felino. Son conocidas grandes asociaciones que abundan en fama y recursos pero, para los gatos errantes las pequeñas asociaciones son las que realizan la tarea que sabemos que es la única efectiva. A través de la captura y esterilización de los gatos se van consiguiendo colonias más sanas y más estables. Pero es la atención al gato abandonado la que prioriza el matrimonio Stone en su refugio francés.
Con el asesoramiento de Cats Protection y Dogs Trust, y con las aportaciones de socios y de la venta on line de productos esta pequeña asociación atiende a gatos caseros que han sido abandonados y tras un periodo de recuperación les encuentra un nuevo hogar. De nuevo en la gestión de sus presupuestos la partida mayor se destina a esterilización e identificación. Sus conocimientos empresariales dicen que sin duda les ayudan y que la condición de posibilidad de existencia como asociación pasa por ser rigurosos en la gestión de recursos.
 
Como broche de oro a la Jornada, y con el tiempo que se nos tiraba inexorablemente encima, la mesa redonda entre las ponentes sobre “¿Cómo gestionar el problema de la superpoblación felina en Europa de forma ética?” sirvió de pequeño resumen sobre lo expuesto durante la mañana. Debemos seguir insistiendo en la educación de los niños y adultos, en la concienciación de los propietarios, debemos cambiar y mejorar las leyes, involucrar a los responsables políticos para que tomen cartas en el asunto y asuman sus responsabilidades, y se debe seguir sin descanso con campañas de control poblacional basadas en la esterilización y la creación de colonias, oficiales y controladas, que permitan estabilizar la población felina y ofrecer unas garantías sanitarias y de calidad de vida a nuestros compañeros felinos.
 
 
1000 gracias de nuevo a quienes desafiaron a una climatología tan adversa una mañana de un sábado para asistir a las Jornadas (realmente valió mucho la pena y nadie se arrepitió de haber venido, más bien al contrario), y no podemos olvidarnos de agradecer de nuevo públicamente a las ponentes por su generosidad al asistir y por regalarnos su conocimiento.Y también hay que agradecer públicamente al Ateneu Barcelonès las facilidades ofrecidas y la buena disposición y amabilidad de todos los responsables de las diferentes áreas. ¡Gracias!
Faltó tiempo, como siempre, pero de estas Jornadas saldrá sin duda algo más en un futuro...
 
 
 

¡ESPERAMOS CON MUCHAS GANAS LAS JORNADAS FELINAS 2014¡